Hay un viejo tópico que sostiene que la presencia de indígenas americanos en el Viejo Mundo se limitó a un puñado de ellos que trajeron algunos descubridores, como Cristóbal Colón. No es así. Realmente, hubo un tráfico con destino a los mercados esclavistas europeos, al menos hasta mediados del siglo XVI. Además, otros muchos llegaron voluntariamente: unos, para conocer los secretos de la tierra y, otros, para solicitar sus derechos, acudiendo personalmente a la corte para entrevistarse con el soberano. Lo mismo reclamaban tierras de sus antepasados, que privilegios, como escudo nobiliario, o el derecho a portar armas o a usar caballos. Unos retornaron a su tierra natal mientras que otros permanecieron en tierras europeas, adaptándose a una nueva forma de vida. Eran vasallos, habían aprendido la lengua castellana y eran católicos practicantes por lo que despertaban menos recelos que otras minorías étnicas. ¿Cómo sobrevivieron? ¿Qué pensaron de la civilización europea? ¿A qué se dedicaron? ¿Cómo se comportaron?

Guion de Esteban Mira Caballos

¡Suscríbete a nuestro canal de YouTube y disfruta de una experiencia de aprendizaje épica!

Antes de que te vayas…

¿Te gustan nuestros contenidos?